Taormina

Cuando se habla de Sicilia, o de vacaciones en Sicilia, siempre aparece el nombre de Taormina. Todo el mundo quiere visitar Taormina y, de hecho, es una de las ciudades de Sicilia que recibe más turistas cada año.

Uno va de vacaciones a Taormina principalmente porque es una ciudad hermosa.
Taormina se asienta armoniosamente en el acantilado, desde el que se asoma al mar, el borde del agua por debajo difumina las playas blancas que se penetran entre los acantilados, que se extienden hasta tocar las pequeñas puntas emergidas en el agua del mar.

El corazón de Taormina completa, casi naturalmente, este escenario, elegante y refinado como si el tiempo no hubiera tocado este centro histórico.
El pueblo es muy íntimo, muchas de las calles son estrechas, pero todas son características, algunas con pequeños restaurantes con mesas en la acera para degustar una excelente especialidad y disfrutar del frescor de la sombra de las plantas.

Taormina es un triunfo de colores: el espléndido cielo claro que se funde con el azul de las aguas que rompen plácidamente contra los acantilados, sobre los que se alzan los vestigios de un gran pasado en forma de ruinas del Teatro Griego, el color cálido de las playas de arena y, por último, los colores suaves y delicados de las casas inmersas en el verde brillante de la vegetación que actúa como corolario del espléndido paisaje natural.

Hay muchas razones para querer ver Taormina, por la descripción anterior lo habrás intuido, pero queremos ser aún más detallistas.

El Teatro Griego

El Teatro Griego, mencionado anteriormente, es una de las razones por las que se quiere ir a conocer Taormina. Se construyó en el siglo III a.C. y luego pasó a manos de los romanos, que organizaban allí espectáculos de verano. Se encuentra en una colina sobre el mar, por lo que se puede disfrutar de una fabulosa vista que abarca Capo Taormina e Isola Bella. Excelente lugar para tomar fotos de recuerdo.

La zona medieval

La zona medieval, imposible de no visitar, donde se puede admirar la Torre del Reloj de Taormina, que se encuentra en la Piazza IX Aprile donde confluye la calle principal Corso Umberto, donde se puede hacer un poco de compras, desde aquí se puede llegar a la Piazza Vittorio Emanuele para visitar el Museo de las Artes y Tradiciones Sicilianas – se pueden ver piezas de artesanía artística y objetos de uso, como esculturas devocionales de madera, belenes, cerámicas antropomórficas, elaboradas piezas de carro siciliano, carteles de la ópera de marionetas.

Plaza del Duomo

¿Cómo no mencionar la Piazza del Duomo? Uno de los lugares de encuentro de Taormina en el que se encuentra una hermosa fuente barroca con un centauro y la iglesia de San Nicolás que data de 1400.

Villa Municipal de Taormina

Y finalmente la Villa Comunale de Taormina, un triunfo de las flores y la belleza, fue Lady Florence Trevelyan Cacciola, apasionada de la botánica, quien quiso su construcción.